grant thornton, consultoria, impuestos, tributación, expatriados
El expatriado ha muerto, larga vida al... ¿?
13 Nov 2017

No hace tantos años, el modelo para expandir negocios al exterior era usar expatriados, frecuentemente con paquetes a largo plazo o rotaciones. Para establecer un negocio en otro país, simplemente se enviaba a alguien de su país a hacerlo. Sin embargo, esta práctica se está volviendo mucho menos común de lo que solía ser.

Richard Tonge, director general y líder de la práctica de servicios de movilidad global en Nueva York, explica: “Estamos encontrando que algunas jurisdicciones están haciendo más difícil o costoso para las compañías mandar expatriados. Por ejemplo, hay países en el Medio Oriente donde se debe contratar a un cierto número de ciudadanos locales por cada expatriado que se envía a trabajar para la empresa. Del mismo modo, la legislación tributaria que otorgaba concesiones a los expatriados se ha modificado, particularmente en muchos países en vías de desarrollo.

A menudo, también es más difícil atraer expatriados, ya que no necesariamente muestran el interés de otros tiempos, o hay menos deseo de movilidad dentro de la compañía. Los paquetes de beneficios por asignaciones se han alejado de los niveles generosos que se veían antes de 2009 y algunos ejecutivos no están interesados a menos que se haga que realmente les valga la pena. Posiblemente es un reflejo de la inestabilidad del mercado global, pero significa que el costo de contratar y dirigir a un expatriado con frecuencia sigue siendo mayor que el de contratar localmente.”

Sin embargo, hay otra opción. Michael Monahan cita un ejemplo de la comunidad de la educación superior en EE. UU. “Uno de los desafíos que enfrenta una universidad es que su marca, reputación académica y sus estándares son esenciales para su éxito. Entonces, si quiere montar un campus en Roma o Qatar, por ejemplo, ¿cómo puede asegurar que la calidad de la experiencia educativa que provee en el nuevo país refleje completamente su reputación académica y la calidad de sus estándares educativos si no hace que uno de sus miembros séniores vaya a la nueva sede para organizarlo?

No quieren contratar gente localmente sólo porque deban hacerlo, porque los nuevos contratados deben estar calificados y ser capaces de mantener la talla, calidad y estándares académicos de la universidad. La solución que encontramos para la universidad fue reclutar localmente, pero requiere que los nuevos contratados viajen y trabajen en los EE. UU. por 18 a 24 meses. Esto les permitió aprender los enfoques y los estándares de reputación académica de la universidad de aquellos que están más familiarizados con ellos. Cada uno de ellos vuelve a casa mejor preparado con un foco real en mantener la reputación académica global de la institución.

Encontrar distintas maneras y soluciones para asistir en el logro del éxito organizacional es una gran parte de nuestro negocio y de las soluciones que ofrecemos.”

Si desea discutir alguno de los puntos planteados en este reporte o de otros temas de interés, comuníquese con uno de nuestros especialista aquí.


El International Business Report (IBR) de Grant Thornton, lanzado en 1992, permite comprender las visiones y expectativas de más de 9.600 empresas por año en 36 economías.