Grant Thornton, consultoria, flujo de caja, cash management
La importancia del Flujo de Caja en las empresas
03 Jul 2017
Por Carlos Canto, advisory Manager

La venta de productos o servicios de calidad, así como las estrategias para captar nuevos clientes y el posicionamiento de la marca en el mercado, son aspectos muy importantes para un negocio. Pero, para mantener los recursos (humanos y materiales)  funcionando, es decir las “luces encendidas y las puertas abiertas” es necesario tener una buena gestión y análisis del flujo de caja del negocio. Esto significa que los ingresos que el negocio genera deben permitir a la empresa cumplir los pagos con sus proveedores, empleados, pagar los préstamos con entidades financieras (si los hubiera), así como cumplir con el pago de impuestos y tributos.  Si un negocio no genera la suficiente caja, dinero, para pagar sus compromisos financieros, entrará en una etapa de insolvencia.

Una buena  gestión del flujo de caja empieza, por realizar una proyección de los ingresos generados por la venta de productos y servicios, que se pueden obtener durante un periodo determinado, por ejemplo un mes, y estimar los egresos que se deberán realizar durante este periodo.  La buena gestión del flujo de caja, deberá considerar los momentos en los cuales se generan los ingresos y a partir de ello planificar el desembolso de los egresos. Esto generará una revisión de las políticas de ventas, los periodos de cobro así como negociar con los proveedores y planificar los desembolsos de dinero.

El flujo de caja, permite verificar, la buena o mala “salud financiera” de un negocio. Si el negocio tiene un flujo de caja positivo, es decir se generan más ingresos en dinero que los gastos que debe realizar, el negocio puede continuar operando sin mayores contratiempos. Por el contrario, si el negocio tiene un flujo de caja negativo, se puede ver comprometida su continuidad en el tiempo, además de ser percibido por los proveedores de capital (entidades financieras o inversionistas) con una entidad de mayor riesgo, debiendo asumir mayores costos de financiamiento asociados a esta situación. Una situación de flujo de caja negativo, puede incluso afectar la reputación de la empresa ante sus clientes generando menores oportunidades para concretar nuevos negocios.

Los propietarios y gerentes de las empresas, deben tener presente que “el dinero es el rey” (“cash is the king”), además de uno de los principales indicadores para medir el éxito de un negocio, por las siguientes razones:

  • es medible y comparable.- El caja es tangible y cuantificable, por lo tanto puede medirse en unidades monetarias y compararse a través del tiempo, en relación a la caja generada por el mismo negocio e incluso con la caja generada por otros negocios del mismo sector. La caja nos permite hacer una verdadera comparación al igual que comparáramos "manzanas con manzanas".
  • es un indicador difícil de ser alterado. A diferencia de otros indicadores financieros que tienen como base la información de los estados financieros, y por lo tanto son susceptibles de tener alguna distorsión (por ejemplo el incremento en los beneficios o en el valor de activos) el flujo de caja es difícil que pueda ser alterado.

Dada la importancia del flujo de caja en la gestión de las empresas, comparto con ustedes algunas recomendaciones que permitirán mejorar su gestión:

  1. Realizar un monitoreo constante.- Revise permanentemente los ingresos y egresos programados, en caso observe que está próximo  a incurrir en un déficit, (saldo negativo), será el momento para tomar medidas correctivas. Esta será un una ocasión para evaluar sus estrategias de gestión de flujo de caja. Realice un control semanal de su flujo de caja o con mayor frecuencia de ser necesario.
  1. Pasar de la facturación a los ingresos.- Lleve un monitoreo permanente de las facturas que están pendiente de cobranza. Recuerde que el tener facturas por cobrar no significa que el dinero va a ingresar a la empresa en el momento que lo necesite. Negocie con sus clientes términos y condiciones que favorezcan a su negocio.
  1. Mantener una línea de crédito para situaciones de déficit.- Es necesario que su empresa tenga una línea de crédito, temporal, para afrontar determinadas situaciones de imprevistos, en las cuales es probable que el flujo de caja se encuentre en déficit. Mantenga un comportamiento puntual en los pagos derivados de su línea de créditos.

Una buena gestión del flujo de caja permitirá retribuir a los accionistas a través del pago de dividendos, por la inversión realizada en la empresa.

Finalmente, tenga presente que un flujo de caja positivo proporciona la fortaleza necesaria para que una empresa pueda seguir creciendo, a través de una mayor inversión en infraestructura, inversión en investigación y desarrollo, adquisición de nueva tecnología, es decir contribuirá a la gestión estratégica de la empresa.

-   Fin   -